Analizando… (y 2)

Tengo reparos para interpretar en clave local los resultados de las elecciones generales. Cuando hemos ido a votar el pasado domingo teníamos muy claro que íbamos a elegir al presidente del gobierno nacional y las experiencias con los miembros locales de cada uno de los partidos pasan a un muy segundo plano, pero no es menos cierto que todos los representantes locales de los principales partidos han colaborado activamente en la campaña que han sentido como suya. Así que no creo que sea tirar el tiempo saber si los vecinos de Alcalá han valorado el trabajo realizado por los políticos locales de las formaciones nacionales.

El primer hecho destacable es el crecimiento acelerado de los resultados del PP. Cerrado (por ahora) el negro capítulo de la presidencia de Javier Bello que arrastró el porcentaje de voto del PP en Alcalá hasta el 24% en las elecciones locales del año pasado, comenzó a recuperarse con una elevación hasta el 29,7% el 20-D y ahora vuelve a subir hasta sobrepasar el 34,5%. Uno de cada tres votantes de Alcalá lo ha hecho al PP, se trata de una victoria muy significativa, sobre todo cuando el poder local está en manos ajenas a los populares.

Ciudadano ha perdido algo de fuelle respecto a diciembre, como ha ocurrido en toda España. En el caso local se ha dejado un 1% por el camino en estos meses aunque el porcentaje de esta última cita electoral sigue siendo llamativamente superior al de las pasadas elecciones locales.

La comparativa de los últimos comicios en el caso de Podemos se complica porque, en estas últimas elecciones generales esta formación se ha presentado con alianzas que forman una heterogénea ensalada de izquierdas. En Alcalá debemos sumar los resultados de Podemos e IU y, haciéndolo así, resulta que la caída ha sido de casi 4,5 puntos, es decir, han perdido uno de cada 20 votos que consiguieron el pasado diciembre. Si la comparación es frente a los resultados de las elecciones locales de mayo de 2015, la caída es algo menor pero por encima de los 4 puntos. Se trata de un dato llamativo que parece marcar un techo a una formación de crecimiento tan acelerado como el que estaba demostrando hasta ahora el grupo de los círculos.

El PSOE sube algo más de 1 punto frente a las elecciones del 20-D pero sigue cayendo, algo menos de 1 punto, frente a los datos de las locales de 2015.

Lo que más podría dar que hablar es la pérdida de peso del tripartito que gobierna en Alcalá. En las elecciones generales los tres partidos que lo forman sumaron un 49% de los votos totales. En las elecciones del pasado domingo la suma de PSOE y Unidos Podemos ha bajado hasta el 44%. Una caída de 5 puntos en poco más de un año.

Repito que no termino de ver en todos estos datos más clave que el hecho de la subida del PP, cuyo potencial real en la ciudad quedó sepultado por la gigantesca inutilidad de su anterior presidente. El “impasse” interino que está sufriendo el PP, la creación de familias internas encontradas y la sucesiva aparición de escándalos (y lo que nos queda por ver) parece no haberle afectado, claro que, ¿qué podríamos decir del PP a nivel nacional y mire los resultados obtenidos?

En resumen, Alcalá ha seguido las líneas generales de evolución de las tendencias de voto de los principales partidos.

Llego (Artículo publicado el 28 de junio de 2016 en la App de Portal Local)

Deja un comentario