Anteproyecto

Ya sabemos de qué hablamos ¿no?

Pues se trata de un “anteproyecto”, es decir, no es algo definitivo. Faltan muchas cosas que decir, muchos documentos que aportar y muchas cosas que revisar antes de que el anteproyecto pierda su sufijo y podamos ver la auditoria de la Cámara de Cuentas sobre las cuentas municipales de 2010.

Es decir, todo lo que digamos ahora y valoremos sobre lo contenido en el mencionado informe puede no valer en absoluto. El informe definitivo podría no contener mucho de las incidencias recogidas en el anteproyecto.

Muchos piensan que se puede estar cometiendo un error al realizar críticas basadas en un documento que no es definitivo.

Lo bueno que tiene el hecho de que pudiéramos echar un vistazo al “anteproyecto” al que ha tenido acceso ‘El País’, es que se trata de eso. El primer documento que han realizado los auditores de la Cámara de Cuentas tras visitar el Ayuntamiento, pedir documentación, recibirla y estudiarla. No hay nada cocinado, no hay política de por medio, se trata del trabajo profesional de unos auditores.

A partir del momento en que se solicitan alegaciones, los técnicos municipales y los políticos implicados harán su “trabajo” para evitar que el informe definitivo pueda ser tan polémico como parece ser el “anteproyecto”.

Unos buscarán los documentos hasta donde no existan para justificar lo que no pudo justificarse tras la visita de los auditores.

Otros sacarán a relucir su profesionalidad para transformar convenientemente el documento final con la más avanzadas técnicas políticas que sean necesarias. No hay que olvidar de quien hablamos y de quien manda en la cocina madrileña.

Deja un comentario