El desahucio

Hola. Sí, hace mucho que no escribo. Desde el año pasado, como quien dice.

Hoy quería hablar del proceso de desahucio fallido en una vivienda de Alcalá que ha terminado con hasta dos detenidos por la Policía y vamos heridos entre manifestantes y agentes.

Un desahucio es un evento muy triste y llega como consecuencia de una orden judicial que obliga a los ocupantes de una vivienda a abandonarla. Normalmente, los desahuciados han perdido los derechos sobre la vivienda por impagos bien de créditos hipotecarios o bien de rentas o alquileres. Siempre hay una historia de tristeza detrás de un desahucio y quien se ve involucrado  se convierte en la parte más débil de la ecuación porque, del otro lado, se encuentra un banco o un gran propietario de inmuebles.

En la crisis, y España comenzará a salir de una grave en cualquier momento, se producen muchos desahucios como puntos finales de trágicas historias de pérdidas, desdichas y pobreza, en términos generales.

El Ayuntamiento ha comunicado hoy que había cuatro operaciones de desahucio programadas y que han sido “evitadas” gracias a la Oficina de Intermediación de la Vivienda. Sin embargo, en uno de esos desahucios se han enfrentado las fuerzas de orden púbico con manifestantes congregados por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. Varios heridos, en ambos bandos, y dos detenidos ha sido el balance final.

Los hechos han sido tan llamativos que hasta Somos Alcalá se ha visto en la necesidad de hacer pública una nota en la que se puede ver la situación esquizofrénica que le supone la defensa de los que intentan evitar los desahucios y la pertenencia a una institución oficial como es el Ayuntamiento de Alcalá.

Han intentando defender que evitar el cumplimiento de una resolución judicial es libertad de expresión y libertad de manifestación olvidando que se producía como consecuencia de una orden un juez, es decir, la ley.

Han intentado reclamar el gran trabajo realizado por la Oficina de Intermediación de la Vivienda pero, por lo menos en este caso, la Policía ha llegado a intentar el desahucio, es decir, poco o nada habían hecho desde esa oficina.

Al final, un juzgado lo ha aplazado un mes, supongo que para dar tiempo a que los servicios sociales municipales encuentren una solución porque, para mayor desdicha, estamos hablando de una familia con 4 hijos, según las informaciones.

Nos encontramos ante la disyuntiva de defender a las personas individuales o defender el cumplimiento de la ley. Lo malo de ir contra la ley es la falta de principios que termina produciendo. O nos regimos por la ley o no. No es un buen camino saltarse la ley o pedir que se cumplan unas pero no otras o que se cumplan según un criterio que no sea el marcado por los jueces.

Las situaciones son complejas y es difícil dictaminar sobre ellas desde lejos pero para eso está la ley.

(Artículo publicado el 16 de enero de 2017 en la App de Portal Local)

Deja un comentario