El dobladillo

Estando, como estoy, de vacaciones, tiendo a relajar las meninges y difícilmente me exacerbo lo suficiente como para lanzarme contra el teclado como en esta ocasión.

Probablemente hoy se ha tratado de la suma de muchos factores relacionados con las principales noticias del día: el procesamiento del PP por la destrucción del ordenador de Bárcenas; el descubrimiento del ilegal procedimiento de contratación de Echenique de Podemos para con un asistente; el nuevo atentado del islamista ISIS en una iglesia francesa; y la situación política general de desgobierno en España… (no precisamente por ese orden de importancia)

Pero lo que me ha sacado de quicio es un tuit del portavoz municipal de Ciudadanos en Alcalá de Henares, Miguel Ángel Lezcano, en el que denuncia los “impresionantes” recortes en el Hospital Principe de Asturias de Alcalá poniendo como ejemplo “un pijama con los bajos recortados” afirmando que los recortes llegan hasta ese punto. Para aclarar, en el mismo tuit, asegura que no es una broma y publica una foto detalle de una pierna de un pijama con el borde roto.

Sinceramente, hubiese preferido que se tratara de una broma. No me parece nada serio que todo un portavoz municipal de un partido que sostiene el gobierno regional de Cristina Cifuentes, responsable último de la política sanitaria regional (sí, ya saben, cada terruño de España tiene a sus gobernantes haciendo una sanidad distinta… y una educación y hasta una justicia, ¡qué esa es otra!), denuncie los recortes en un hospital de cabecera de una población de más de 200.000 habitantes con un ejemplo tan simplón y marginal como un dobladillo roto de la pierna de un pijama.

Pido perdón a la enferma (lleva uñas pintadas y perdónenme los defensores de los políticamente correcto si pienso que se trata de una mujer) por el uso torticero que este político local hace de la prenda que usa en su convalecencia hospitalaria; me gustaría pensar, y se lo deseo cordialmente, que lo peor que le ocurra sea el estado de la pernera de su pijama hospitalario.

El tema de los recortes hospitalarios es muy serio como para ser tratado de esta manera en una red social como Twitter. He repasado los últimos 14 días del ‘timeline’ de Lezcano y no he podido encontrar mención alguna denunciando recortes en el Hospital de Alcalá. Yo no digo que no los haya y, desde luego, de haberlos no seré yo quien los disculpe pero lo que no me parece nada serio es hacer una crítica sobre un tema tan importante con un ejemplo tan risible, irrisorio y chirriante como el que nos ha dejado en su tuit.

¿Hay recortes en el Hospital de Alcalá? ¿Son como consecuencia del “bajón” del verano? Porque supongo que, como muchas otras personas, los profesionales del Hospital tienen derecho a tomarse algunos días libres durante los meses de verano y, al igual que baja la población de Alcalá por la gente que vacaciona fuera, tendrá que bajar el nivel de servicio en el Hospital.

¿Están afectando esos recortes a la calidad del servicio? ¿Están suponiendo esos recortes que se pongan en riesgo la vida y la salud? Esas son preguntas importantes a las que prestaría oídos y mis RT en el caso de que se denunciase como hice el pasado fin de semana con un tuit de no sé quien que se quejaba de llevar muchas horas en urgencias del HUPA sin poder ser atendido por falta de facultativos.

Pero que Lezcano denuncie “recortes” poniendo como ejemplo un dobladillo roto de un pijama me parece una verdadera insensatez y una falta de criterio que me asusta por el puesto político que ocupa.

No contento con su nefasto ejemplo, cuando le he interpelado con un tuit: “¿Algún otro recorte más reseñable que un pijama?”. Me ha contestado: “unos cuantos, personal,etc”…

Me ha sentado como si me hubiesen llamado “palenciano”. O sea, que el portavoz municipal de Ciudadanos en Alcalá sabe que en el Hospital de Alcalá de Henares hay “unos cuantos” recortes entre los que es capaz de destacar el recorte del dobladillo de la pernera de un pijama y “personal, etc.”. ¡Vamos que hay recortes de personal, etc.!

Miren, lo siento, a mi me enseñaron que el “etc.” se pone al final de una enumeración para explicar que se trata de una lista muy larga y que, para no hacerla tediosa, se sustituye por un “etc.” pero cuando la lista se compone por un solo ejemplo…

Pero si la lista de recortes en el HUPA es tan importante que conlleva un “etc.” espero de Ciudadanos en Alcalá una moción en el próximo Pleno del Ayuntamiento, una rápida nota de prensa denunciando los recortes o una proposición o pregunta en la Asamblea de Madrid para desentrañar este tremendo escándalo que, por ahora, tiene la imagen del dobladillo roto de un pijama.

Llego (Artículo publicado el 26 de julio de 2016 en la App de Portal Local)

Deja un comentario