El pimpampum

Toca cerrar el veraneo mental y poner a trabajar las neuronas sobre lo que está ocurriendo en la política local. Aunque cuesta abstraerse de lo mucho, jugoso e importante que ocurre en la política nacional, voy a hacer un esfuerzo.

El verano ha estado “calentito” y no solo por las temperaturas de la calle. El equipo de gobierno perdió la “virginidad” política con la gestión de las ferias de Alcalá y la censura de cantantes y conciertos. Somos Alcalá destapó su “tarro de las esencias” y no me ha olido bien. Al PSOE le puedo reconocer buena voluntad pero los resultados no han sido bueno y ofende que intenten defenderlos. El camino no es ese y todo el mundo lo sabe. Otra cosa es que falte dinero e imaginación para hacer algo distinto.

Pero donde más calientes están las cosas, y amenazan con no templarse a pesar de la llegada del otoño sino todo lo contrario, es en el PP de Alcalá. No recuerdo haber visto nunca a un partido local tan dividido como en este caso.

No solo es que haya una profunda separación entre el núcleo que dirige el partido y la masa de afiliados, cosa que ocurre con mucha frecuencia por todas partes. Nos encontramos con que los afiliados y simpatizantes están formando familias y grupos distintos y separados. Y, por si faltasen pocas salsas para esta ensalada, las personas que dirigen el partido también se encuentran divorciadas en dos grupos que, cada día que pasa, están mostrando mayor antagonismo.

¿Por qué está ocurriendo todo esto?

Pues por tantas causas que no resulta fácil enumerarlas. La principal viene de la parálisis del sistema estatutario para la renovación de la dirección nacional, regional y local como consecuencia de multi-repetición de las elecciones generales que están perpetuando en el poder del PP a cargos interinos. Se trata de circunstancias exógenas que no pueden controlarse y, por tanto el PP de Alcalá está “pagando” la imposibilidad de rearmarse con personas salidas de la fuerza que puedan dar unas elecciones internas locales.

El anterior alcalde y presidente del partido, Javier Bello, tiene una porcentaje muy elevado de las culpas de lo que ocurre ahora. Fue incapaz de prever las consecuencias porque ha sido un pésimo político que, además, ha terminado imputado por un presunto delito de prevaricación administrativa.

La gestión del PP en el Ayuntamiento de Alcalá cuando ha gobernado, ha dejado muchos claroscuros. Los claros han quedado cegados por los oscuros de las investigaciones por corrupción de las operaciones Púnica y Flauta. Cada vez que se ve una noticia sobre Alcalá en un medio nacional, puedes apostar que se trata de una noticia polémica sobre casos de corrupción.

Otras circunstancias que afectan a la profunda desunión son los perfiles y curriculum de los que ostentan el poder y la falta de una persona carismática que aúne voluntades y ponga orden en las políticas.

El PP de Alcalá se encuentra en manos de Marcelo Isoldi. Se trata de un político profesional con muy escaso tirón personal. Por sus manos han pasado escándalos que podrían haber derribado a alguien más “echado para adelante”, como el “Concierto Botellón”, el derrame del combustible en plena Vía Complutense, no estaba muy lejos de los tratos con Cofely y Waiter Music y tampoco de lo investigado por la Operación Flauta. Ningún informe o tribunal le ha relacionado directamente con lo irregular que pudiera haber, si lo hay… Sin embargo, Isoldi ha demostrado una increíble capacidad “aguirrista” (de Aguirre) de pasar por encima de toda la porquería política sin mancharse. Parece que nadie pudiera decir nada malo de él y, sin embargo, poco bueno puede decirse siendo franco.

Estando imputando judicialmente (investigado dicen ahora, ¿no?) por temas de gestión municipal, ocupa de manera interina, la presidencia del PP local y la secretaria general en un extraño amaño del destino. El PP de Madrid decidió no nombrar una comisión gestora y, a cambio, nombró un “tutor” conocedor de todo lo bueno y malo como es Bartolomé González. Éste, a su vez, decidió que su apuesta tantas veces fallida, asumiera orgánicamente todo el poder del PP local.

Si Isoldi fuese de otra manera habría tenido tiempo y oportunidades para reorganizar internamente el partido y que la maquinaria pudiera ponerse a funcionar pero es que nunca ha sido de las personas capaces de romper por lo sano en aras de un bien futuro mayor. Durante años fue secretario general de Javier Bello en la peor época de este político mínimo que fue toda su etapa como alcalde paracaidista. Nunca dijo nada. Como vulgar junco se dejó mecer por el viento y siempre señaló en la dirección a su favor, con la intención de arraigarse firmemente al suelo y evitar ser “cortado” por evento alguno. No fueron pocos los que esperaron alguna acción por su parte pero las omisiones fueron flagrantes.

Ahora vuelve a equivocarse. Congraciado con el PSOE de Alcalá, pareciera que éste partido rival le estuviera haciendo campaña pública de apoyo. ¿Qué pasó con la querella en defensa de su honor interpuesta al alcalde, Javier Rodríguez, por unas declaraciones públicas a principios de año? ¿Por qué el PSOE pasea por el pleno la existencia de un PP “a” y un PP “b” como arma contra el portavoz actual, Víctor Chacón, en el papel de malo de la película, frente a un Isoldi que representa la vieja entente y “con quien se puede hablar”? ¿Por qué el Puerta de Madrid (siempre órgano oficioso de quien pague en cada momento) titula la crónica del aburridísimo pleno de septiembre como “Una parte del PP cuestiona la portavocía de Víctor Chacón”?

Yo lo tendría claro; si soy el PSOE prefiero tener a un líder en el partido rival con el que me lleve muchos años tratando y al que le pueda tener “cogido por…”, ya me entienden. Es la única manera que tengo para explicar que la piedra angular de ese artículo sea “algún concejal” (que merecerá artículo aparte) que abandonó el salón de Plenos cuando Chacón iba a defender una moción de su propio partido. Es el mismo concejal que está siendo investigado internamente en un expediente cuya resolución se está retrasando más de lo debido rozando los límites temporales estatutariamente establecidos. Sin olvidar que es un concejal que mintió a la prensa y que ha sido conocido por todos como “incendiario” por quemar propaganda de su propio partido. Y no desdeñemos su habilidad como comentarista político crítico con todos sus compañeros concejales al que el cerebro no le da más de sí que decide enviar sus comentarios a través de WhatsApp a una audiencia múltiple. En su momento “vendió” su voluntad por un cargo público y ahora está dispuesto a cualquier cosa con tal de mantenerlo. En esta clase de mimbres pretende afianzar sus posibilidades Marcelo Isoldi, junto con algún otro ex-concejal de triste caminar y desolador pasado que pretende reinventarse como el presidente del consenso (no vean lo que me he reído con esta confidencia que ha llegado a mis oídos).

Basta con ver qué grupos de concejales del PP abandonaron juntos el Pleno el pasado martes, 20 de septiembre para ver las familias que existen.

Así que, por un lado, tenemos a Marcelo Isoldi y, por otro, a Víctor Chacón que ocupa la otra cabeza del bicéfalo poder del PP de Alcalá, por su puesto de portavoz municipal. A su melifluo discurso y su incapacidad para enardecer a los propios, se suma el pecado original de su origen; el dedo de Javier Bello, uno de los padres de todo lo malo que tiene el PP de Alcalá hoy. Aunque intente no sentirse concernido por los ataques del gobierno sobre la herencia de Bello, él no ha hecho nada (o no lo suficiente) para desvincularse de su “padre político”  local y de los nefastos resultados de su gestión.

Su espíritu no alcanza el carácter suficiente como para marcar una impronta a seguir y, aunque esté dotado de una bien amueblada cabeza, no parece que le sirva lo suficiente para entender la marcha de la política en Alcalá y, desde luego, no tiene ni de lejos las herramientas necesarias para lograr cambiarla. Digamos que mientras unos políticos están dotados de un populismo que hace enardecer a las masas, otros no cuentan con ese don de gentes por muy listos, analíticos y positivos que pudieran ser. Es difícil encontrar al político perfecto y Chacón no es uno de ellos. Su silla parece fácilmente removible y no porque sus oponentes cuenten con gran fuerza sino, más bien, por debilidad propia.

Seguramente podemos estar de acuerdo en las características que necesita un líder político y que, en el caso del PP de Alcalá, son algo más que necesarias por la ingente tarea que tiene por delante si el PP quiere ser lo que fue, el partido de referencia del centro-derecha local; carisma, empatía, capacidad de análisis, inteligencia, fuerza, no tener pasado político, piel de acero y guantes de seda… Vamos, un Churchill.

Pues analicen cual de esas virtudes pueden asociarse a los perfiles de las dos cabezas de esta Hidra de Lerna (sí, ya sé que en el mito tenía 3 o más cabezas) y señálenme al Heracles que pudiera acabar con ella.

Pues ese Heracles deberá venir de fuera de la estructura de poder actual del PP. Intentando encontrarlo (o crearlo) están diversos colectivos de afiliados y simpatizantes. Es cierto que las reuniones y los parlamentos digitales bullen desde hace semanas creando voluntades e intentando aunar esfuerzos. Todo en vano si el partido no se abre a la participación, cercenada por la imposibilidad de una Asamblea local ejecutiva por lo ya comentado y por el miedo e incapacidad de asumir el reto del diálogo de los actuales “cabezas” del poder local. Cada vez que se celebra una reunión abierta a la participación de los simpatizantes en su sede, los golpes dialectos razonados que reciben sus líderes son de tal magnitud, que solo la cercanía de la Casa de Socorro les permite volver vivos a casa (entiéndanme la figura literaria). Lo cierto es que las criticas se suceden porque hay poco positivo en las acciones del actual poder del PP de Alcalá.

Entre los que tienen un enorme y ocultable pasado y los que no entienden que solo pueden tener futuro si se lo ganan, el PP de Alcalá tiene la casa sin barrer.

Por si fuera poco, el PP local es un “apestado” dentro del PP de más amplias fronteras. Han llegado tantos emisarios y tantas misivas a las distintas plantas de Génova describiendo los errores, las personalidades y las realidades del PP de Alcalá durante los últimos años que, cuando algún mando del PP de Madrid o Nacional se le nombra Alcalá de Henares, ya no piensan en aquella ciudad del jovencísimo alcalde que gobernaba con mayorías absolutas y que cambió el espíritu “rojo” de la zona del Corredor del Henares por el “azul” de su partido. Ahora, agitan las manos como advirtiendo del avispero en el que se ha convertido y todos te aconsejan que es mejor que no te metas porque uno (de Madrid o Nacional) no llega nunca a saber el pasado de con quien habla en Alcalá y se teme que cualquier foto, comentario o presencia pudiera salir en los “papeles” no se sabe nunca cuando y a cuenta de qué.

¿Recuerdan que Cospedal iba a venir a inaugurar la sede de Alcalá hace un año? Ahí sigue sin inauguración oficial. ¿Cuántos líderes y próceres del PP regional o nacional han visitado la caseta de su partido en las ferias de la tercera ciudad más importante de la Comunidad de Madrid (por muy malas que hayan sido las ferias)? Comparen con el resto de partido (PSOE, Podemos o Ciudadanos) y observarán la soledad del PP de Alcalá.

Una soledad ganada a pulso desde dentro y perjudicada no solo por su bicefalia, también por la falta de carácter de estos líderes circunstanciales alejados de las bases porque, además, no nacieron del voto de ellos. La catarsis de la que he hablado en varias ocasiones se hace más necesaria cada día aunque no será suficiente para sacar a flote al hundido PP de Alcalá otrora rey de los siete mares que ha acabado convertido en esa hidra a la que se hace necesario descabezar.

Tiempo tienen de cambiar el rumbo, pues la celebración de esa Asamblea catártica puede demorarse. Pueden empezar por plantar cara al infortunio, romper con el pasado y ofrecer claras posibilidades de futuro, deshaciéndose de los pesados lastres, muchos de los cuales se encuentran en sus propios caracteres. Hay mucho por mejorar en el Ayuntamiento de Alcalá y, en la mayoría de los casos, supone romper con cosas que se hicieron antes cuando se gobernaba, lo que significa que hay que ser valientes. El atávico “es que siempre lo hemos hecho así” es una de las rémoras que deben romperse cuanto antes. Si cuando se ha gobernado se ha hecho mal, por favor, dejemos la coherencia del mantenimiento de la política y seamos más espabilados en las propuestas para el futuro.

Les prometo cambiar de idea si observo que el rumbo del PP se endereza y se convierte en leal y real oposición al tripartito gobernante pero, francamente, no lo espero. Por ahora no es más que un pinpanpum de fácil derribo dialéctico en sesiones aburridas del Pleno.

Deja un comentario

2 comments

  1. El hecho de que Florencio Campos. haya sido imputado por presunto blanqueo en la ‘Operación Púnica’, y la posibilidad de que, Bartolomé Gonzalez pueda ser imputado por presunto soborno, en la misma causa, hace pensar en la existencia de una presunta Organización Criminal eb el seno del Consistorio Complutense, presuntamente claro.

  2. Somos como las ovejas

    Es lamentable lo que aguantamos los contribuyentes con la clase política, parece que no aprendemos, pero lo más lamentable es que nos están tratando como a corderos y como a ovejas, y la prueba más evidente es que, si nadie los remedia, algunos y algunas tendrán que ir a depositar su voto por tercera vez, y ellos y ellas cobrando todos los meses, sabiendo que el gobierno y la oposición, están en funciones.

    Los contribuyentes nos preguntamos: ¿Es que nunca vamos a escarmentar? Solo nos preocupan los toros, las fiestas, el futbol, las procesiones, los carnavales, las carrozas etc. etc.

    Así que sigamos así, ellos y ellas cobrando y encima con esa sonrisa provocadora, y diciendo, estos y estas no despiertan, con Sálvame, tienen bastante.

    Dejamos algunos ejemplos de los que nos han gobernado en Alcalá de Henares

    Bartolo pactó una ‘mordida’ de 60.000 €, según Marjaliza
    http://www.alcaladigital.com/2016/Mayo/190516/alcala/01.html

    La UCO investiga con serios indicios a cinco diputados de Cifuentes y un alcalde
    La Guardia Civil cerca a Bartolo

    Nuevas revelaciones de VOZPÓPULI sitúan a Bartolo en el ojo del huracán de la corrupción en Madrid
    http://www.alcalahoy.es/2016/02/24/nuevas-revelaciones-de-vozpopuli-situan-a-bartolo-en-el-ojo-del-huracan-de-la-corrupcion-en-madrid/

    Un juzgado de Alcalá investiga a Jesús Domínguez
    http://www.alcalahoy.es/2016/03/12/un-juzgado-de-alcala-investiga-a-jesus-dominguez-anterior-concejal-de-urbanismo/

    Bello tapaba la boca a dos medios locales con 662.993 euros al año
    http://www.alcaladigital.com/2015/Octubre/291015/alcala/01.html

    Javier Bello prestó declaración en los Juzgados de la Plaza de la Paloma
    http://eldigitalcomplutense.com/2015/10/21/javier-bello-presto-declaracion-en-los-juzgados-de-la-plaza-de-la-paloma/

    Detenida por corrupción la exconcejal de Festejos de Alcalá
    http://ccaa.elpais.com/ccaa/2015/06/23/madrid/1435090473_996511.html

    Detenida una exconcejal del PP de Alcalá por amañar contratos
    http://www.abc.es/madrid/20150623/abci-detencion-exconcejal-contratos-201506232101.html

    ¡¡TENEMOS LO QUE NOS MERECEMOS Y SEGUIMOS SIN DESPERTAR!!