Estación de autobuses

En la rueda de prensa de hoy de Marta Viñuelas, tras la Junta de Gobierno, ha dado a conocer el traslado de la estación de autobuses interurbanos al antiguo recinto ferial, de forma temporal.

La clave de lo dicho por la portavoz municipal es «ya no nos queda tiempo».

Lo que eso significa es algo así como; «no nos queda tiempo de realizar una obra bien planificada y que vaya a permanecer en el tiempo como algo estable, no nos da tiempo para que esté en funcionamiento antes de las elecciones del año que viene, así que vamos a hacer algo temporal que nos permita sacar los autobuses de la calles donde están y poder hacernos una foto de inauguración de las nuevas instalaciones temporales un par de meses antes de esas elecciones».

Así es como yo lo veo. Que la estación de autobuses actual es tercermundista, no hay más que verlo. Que no existe una solución fácil al tema, es evidente. Que hay tanto problemas económicos que no hay dinero para hacer nada, está claro. Pero además, el Ayuntamiento de Alcalá ha tenido fuertes deudas con el Consorcio Regional de Transportes, que poco a poco va eliminando, y que han propiciado un deterioro de las relaciones con la entidad regional y una pérdida de peso de Alcalá dentro del consorcio; además, el perfil bajo del actual alcalde no ayuda en nada.

El caso es que, se ha optado por una solución parcial, rápida y menos costosa con tal de poder ir a la campaña de las elecciones locales de 2015 con a foto de inauguración de una nueva estación de autobuses… provisional.

Deja un comentario