Fidel

Fidel Castro ha sido un personaje del que los libros de historia hablarán. Si quien los escriba es imparcial, deberá decir que fue un dictador, que llegó al poder tras una guerra, que limitó las libertades de su pueblo, que bajo su mandato fue asesinada mucha gente en aras del control del poder del Estado y que muchos otros decidieron intentar la aventura de abandonar su patria.

Tras la revolución, se crearon campos de internamiento bajo la dirección del Che. Allí acabaron desde antiguos propietarios a políticos de derecha, liberales, homosexuales, artistas no comprometidos con el comunismo, en definitiva, todos aquellos que no comulgaran con los principios revolucionarios.

Los cubanos viven hoy peor que antes de la revolución. Entonces las desigualdades eran mayores; existían ricos y pobres pero el nivel de vida era elevado para la época. Las recetas comunistas aplicadas al país sirvieron para igualar a todos en la pobreza, excepto la casta política dictatorial que dirige con mano de hierro el destino del resto.

Fidel era carismático y simpático. Daba imagen de hombre hecho a si mismo y de revolucionario de éxito. No tuvo remilgos en cantar las cuarenta en la ONU y su mayor mérito es haber sido un dolor de cabeza para la super-potencia norteamericana durante décadas. Muchos valoran esto como un gran logro, sin reparar en el hecho de que, mientras en Cuba gobernaba él solo, en Estados Unidos pasaban más de media docena de presidentes distintos elegidos democráticamente.

Se trata de una de esas personas que, desgraciadamente, extrema las opiniones. Pero, para ser justos, habría que poner en una balanza sus cosas buenas y las malas.

Soy del los que creen que pesan muchos más las malas. Sus crímenes, las muertes, los exiliados, la falta de libertad, su comunismo, su régimen hereditario, la falta de democracia pesan más que su carisma.

Así que, sin alegrarme por la muerte de un ser humano, sí tengo la certeza intelectual de que el mundo puede ser un lugar mejor sin la presencia de este cubano.

(Artículo publicado el 29 de noviembre de 2016 en la App de Portal Local)

Deja un comentario