Otro plenoooaoo (bostezo)

Hoy ha habido otro Pleno del Ayuntamiento de Alcalá. ¿No lo han podido ver? No se preocupen. Han hecho como la práctica totalidad de los ciudadanos de Alcalá.

Yo he tenido la pesada tarea de verlo por streaming acompañando a una veintena de otros “frikis” de la política. Lo más descriptivo del Pleno ha sido el bostezo del portavoz de la extrema derecha local que la cámara ha captado.

Entre declaración y moción, ha destacado el agrio debate entre el alcalde, Javier Rodríguez, y el portavoz popular, Víctor Chacón. Ha sido un combate en toda regla y, como suele ocurrir con los campeones experimentados y bragados frente a los aspirantes noveles y bisoños, ha sido una victoria por knock out.

El varapalo dialéctico y la encerrona preparada ha surtido efecto y ha servido para evidenciar la escasa capacidad de respuesta que exhibe el portavoz del PP.

Este partido, con un presidente interino que ya ha demostrado incapacidad de liderazgo y un portavoz que no está a la altura de las circunstancias, necesita de ese congreso local que intente reconstruirlo.

El tema de la discusión entre noqueador y noqueado ha sido la eliminación de una moción presentada por el PP a debate en virtud de dos informes del Interventor y el Secretario. Por alguna razón, el portavoz popular ha descubierto ahora la facilidad con la que estos dos funcionarios son capaces de realizar interpretaciones de las normas y las leyes que siempre benefician al poder que representa el alcalde.

Aunque Rodríguez tuvo un lapsus. Le pidió a Chacón que buscase “informes de la Intervención para ayudar a alguno de los alcalde que han pasado por este ayuntamiento…”, es decir, que ha reconocido que ambos funcionarios, con los salarios más abultados de todo el Ayuntamiento y, casi me atrevo a decir, que de los más altos de la administración pública española, son capaces de hacer informes para “ayudar” al poder. Justo lo que denunciaba Chacón. Claro, que éste representa al partido que se ha beneficiado de esos informes ad-hoc durante las últimas legislaturas.

El pecado original es que el actual Interventor fuera elegido “a dedo” con la aquiescencia de PP y PSOE en la pasada legislatura. Así hemos desembocado en cosas como lo ocurrido hoy. El Interventor actual puede reparar gastos irregulares pero no hacerlos suspensivos para que se puedan seguir aprobando y, después, es capaz de realizar un informe esculpatorio y explicativo, de los mismos gastos que reparó, para que su exjefe quede exculpado en sede judicial. Después es capaz de buscar preceptos legales para evitar que una moción se lleve a Pleno, en beneficio de su nuevo jefe.

Hablamos de la misma persona que era vice-interventor cuando la titular de la plaza aprobaba los pagos para si misma como casera de un inmueble alquilado al propio Ayuntamiento… el no va más. ¿Alguien recuerda que dijera algo sobre esa irregularidad? Sí, el mismo que era Interventor cuando Bello decidió rescindir unilateralmente el contrato con la exinterventora. Por cierto, también era el mismo Secretario que ahora. ¿Alguién les yó decir algo en contra de esas acciones? O cuando la contratación de Cofely y la aceptación de un informe de alguien que colaboró con el Ayuntamiento hace 7 u 8 años en la “planta de plasma”… Así todo.

Pues que vaya aprendiendo este PP de los minion como las gasta el equipo de gobierno.

Por cierto, recuerdan que Somos Alcalá defendió la necesidad de que el Interventor fuese elegido por concurso de méritos durante las negociaciones para la formación del tripartito de gobierno. Pues otros que ahora les debe parecer mejor tenerle “en nómina” y a favor.

(Artículo publicado el 15 de noviembre de 2016 en la App de Portal Local)

Deja un comentario