Pena de telediario

Hoy Alcalá ha vivido una pequeña convulsión política. Pequeña sobre todo si se compara con la hecatombe del PSOE nacional.

Nos despertamos con la noticia de El Mundo sobre el informe de la UCO (Guardia Civil) de cuya existencia ya tuvimos conocimiento hace unos días a través de eldiario.es. La consecuencia más importante de ese informe es que se aprecian indicios de que el exalcalde de Alcalá, Bartolomé González, habría cobrado 60.000 euros por favorecer la contratación de Cofely por parte del Ayuntamiento de Alcalá.

Mientras que eldiario.es no ofrecía más detalles, El Mundo ha aportado la existencia de una factura, al parecer, ficticia del mencionado importe que una empresa “pantalla” habría facturado a Cofely en concepto de unas supuestas obras en la ciudad, en virtud del contrato de esta empresa con el Ayuntamiento de Alcalá.

El PSOE de Alcalá, de boca de su portavoz, a la sazón concejal de Hacienda, Fernando Fernández Lara, ha asegurado que la factura existe, que él la ha visto, que coincide con el importe que Marjaliza declaró como entregado al alcalde de Alcalá y que las obras que allí se describen, no se han realizado en absoluto, por lo que la factura es completamente ficticia.

Aportó el dato, además, de que la empresa que emitió esa factura no pertenece al listado de subcontratistas que Cofely comunicó al Ayuntamiento de Alcalá. Es decir, no formaba parte de aquellas empresa que Cofely pensaba contratar para la realización de los trabajos de mantenimiento de las instalaciones energéticas de los edificios municipales objeto del contrato de marras.

Es una pena que no se hayan ofrecido más detalles de esa factura porque, de atender al informe de la UCO, esa factura sería la que incriminaría al ex alcalde Bartolomé González. Por ejemplo, ¿qué fecha tiene la factura?

Cabe suponer que si la factura describe trabajos realizados para Cofely en edificios de la ciudad, aunque sean ficticios, éstos se realizarían cuando el Ayuntamiento ya había contratado los servicios de Cofely y no antes. Dado que Bartolomé González había abandonado el ayuntamiento más de 1 año antes de la firma del contrato de Cofely, ¿qué nexo de unión puede ofrecer esa factura con el exalcalde?

Si, como creo, esa factura tiene fecha de los últimos meses de 2013 o 2014, con el contrato de Cofely ya en vigor, en esos momentos, Bartolomé González hacia año y medio que había abandonado el Ayuntamiento de Alcalá.

Sería interesante conocer también los nombres de los técnicos y políticos que visaron o tramitaron la factura en cuestión. ¿Por qué se aceptó? ¿Por qué no se puso en duda? Si hoy resulta tan evidente que esa factura es falsa y los servicios que describe irreales, ¿por qué no se dijo entonces?

Mientras tanto, todos los nombres que aparecen en el informe de UCO ya están sufriendo la “pena de telediario”. Es decir, el público escarnio de aparecer en los papeles y noticieros como objetos de investigación sin que tengan la oportunidad de poderse defender puesto que, oficialmente, no se les acusa de nada.

Líbreme de querer hacer parecer a los implicados como inocentes pero, desde luego, todavía no son culpables de nada.

En estas circunstancias, parece lógico pensar que los mencionados preferirían estar ya en la categoría de investigados (imputados) para poder defenderse de las acusaciones con ayuda letrada.

Llego (Artículo publicado el 28 de septiembre de 2016 en la App de Portal Local)

Deja un comentario