Responsabilidades

Leía hoy con deleite el artículo del Alcalaíno Impenitente en El Digital Complutense sobre el escándalo de los 300.000 € a los que han condenado a pagar al Ayuntamiento de Alcalá por el “desistimiento” del contrato de arrendamiento de un local propiedad de la Interventora del propio ayuntamiento.

Se han hecho un montón de cosas mal desde el punto de vista jurídico. Cualquier diría que el Alcalaíno Impenitente estuviera formado o trabajara en el ámbito del derecho. Pero, sin querer enmendar ningún reproche de mi admirado colega, sí pretendo completarlo con algún aspecto político que debiera tenerse en cuenta.

Es escandaloso que unos políticos decidan alquilar un inmueble a un cargo del propio ayuntamiento como es la Interventora Municipal. Esos políticos, los gobernantes del PP de entonces deberían haber evitado semejante dislate y son los principales culpables de estos 300.000 euros de condena.

Pero, ¿qué hicieron los responsables de la asesoría jurídica del Ayuntamiento de Alcalá? ¿No valoraron el contrato, no observaron nada raro, no emitieron ningún informe? ¿Dónde están ahora los responsables de esa asesoría?

El entonces concejal de Educación, ocupante del inmueble cuestionado, el señor Bernáldez, que sigue siendo concejal, ¿no le extrañó que su casera fuera la misma que autorizaba las transferencias de pago del alquiler a sí misma? ¿No puso ninguna objeción al asunto? ¿Qué responsabilidad política está asumiendo por el error que supone tener que pagar 300.000€?

Por otro lado, el actual Interventor Municipal era el viceinterventor entonces, el segundo a bordo del control de las cuentas y de las operaciones financieras del ayuntamiento. ¿No le pareció irregular la contratación de un inmueble de su jefa? ¿No dijo nada, no emitió ningún informe? ¿Cómo es posible que sea actualmente el Interventor titular?

A este gran funcionario de sueldo estratosférico que dobla el del alcalde, tenemos muchas cosas que reprocharle porque los desatinos económicos y financieros de los últimos años llevan su visto bueno. También lo lleva alguna cesión de crédito que está en los tribunales y cuyo caso judicial está poniendo nerviosos a muchos técnicos, políticos y expolíticos de la Casa Consistorial.

Este sujeto, funcionario de habilitación nacional, comenzó a publicar reparos, convirtiendo los pagos a los medios de comunicación local sin contrato y sin concurso previo (los célebres reparos a los pagos de Bello al Diario de Alcalá y al Puerta de Madrid) en irregulares. Sin embargo, no les colocó el apellido de “suspensivos”, lo que hubiese supuesto una prohibición expresa a su tramitación. ¿Por qué no lo hizo si, según su experta opinión, incumplían varias leyes? Esos reparos de pagos que nunca debieron hacerse sin contrato, solo los hizo para, digamos, “salvar su culo” pero omitió la valoración de “suspensivos”, elemento subjetivo que habría impedido que se siguiera dilapidando el dinero municipal de esa manera tan irregular.

Sin embargo, ahí sigue el Interventor Municipal en su puesto, con el apoyo del equipo de gobierno de PSOE, Somos Alcalá y Pilar Fernández, como lo tuvo cuando fue nombrado a dedo por Javier Bello y su PP en el momento en que la anterior Interventora decidió jubilarse. Entonces sólo los “locos” de UPYD pidieron que se eligiera por concurso de méritos pero tanto PP como PSOE, convinieron que era mejor tener a este sujeto porque “era de la casa y lo conoce todo”, una forma muy elegante de decir que les convenía seguir contando con un Interventor que apenas interviene en contra de sus deseos.

Recuerdo que Somos Alcalá llegó con la idea de presionar para que el puesto de Interventor Municipal fuera elegido por concurso, pero un par de capotazos de los políticos del PSOE, del otro lado de la mesa, fueron suficientes para que se bajaran de ese burro como de tantos otros.

Y, por último, ¿dónde estaba el PSOE en el momento de la contratación de ese inmueble? Es de todos conocido que “todos” los sabían. Que ese inmueble era propiedad de la Interventora era de dominio público entre las paredes del Convento de Agonizantes. ¿Qué labor de oposición y denuncia hicieron en aquel momento? ¿Qué moción de Pleno o petición de informes y respuestas realizaron en alguna Comisión interna sobre el hecho de que se estuviera alquilando un inmueble a la propia Interventora Municipal para la Concejalía de Educación? Ahora utilizan el asunto en beneficio político propio porque este PP es incapaz de separarse de su viejas taras, pesadas como elefantes, y ponerles delante del espejo de un incapaz oposición cuando el asunto se substanciaba.

No hay ni un inocente en toda esta historia. Si desde el punto de vista judicial nadie va a ser culpable de nada, lo cierto es que, políticamente, nadie debería librarse de una condena.

Llego (Artículo publicado el 27 de septiembre de 2016 en la App de Portal Local)

Deja un comentario