Sin norte

Tiempo habrá para analizar con más detalle las revelaciones que está haciendo la Cadena Ser sobre el informe que la Guardia Civil ha entregado al juez de la Púnica. Se trata de lo investigado respecto a la contratación de Cofely por parte del Ayuntamiento de Alcalá de Henares. También me queda pendiente comentar la pendenciera actitud del presidente de Nuevas Generaciones de Alcalá y concejal, Matías Pérez Marco, en un más que irregular Comité Ejecutivo de su formación.

Pero yo hoy quería comentar la foto (aunque han enviado varias) en la que se puede ver a 4 concejales del PP junto con un responsable del Banco de Alimentos de Alcalá de Henares. Está publicada por Portal Local y ha merecido la portada.

No es que se trate de una noticia importante pero ha resultado muy impactante poderla ver junto con las informaciones fechadas ayer sobre la implicación de Marcelo Isoldi, según el informe de la Guardia Civil, en la contratación de Cofely, que podría enfrentarle a una acusación de delito contra la Administración Pública, y la noticia sobre la purga realizada por Pérez Marco en “sus” Nuevas Generaciones.

Es como si no pasase nada. Como si estos políticos, ahora en la merecida oposición, les diera todo igual. Dos noticias que sitúan a uno al borde de la imputación y a otro al borde de la expulsión de su partido y ahí están, tan contentos, tan campantes, como si la realidad no fuera con ellos.

Y, a su lado, dos compañeros de partido, también concejales que no huyen de semejante representación de irresponsabilidad.

No es que pretenda que ambos concejales, señalados por dos informaciones tan transcendentes, se escondan debajo de unas piedras pero, ¿tienen que mostrarse de forma tan evidente y llamativa solo unas horas después de su publicación? ¿Es lógico que el partido, que no se ha dignado en ofrecer una miserable explicación sobre las dos denuncias que implican a estos dos personajillos, les muestre como si no pasase nada?

Los que lo vemos desde fuera podemos tomar dos acciones tras analizar lo que comento: reírnos de semejante ocurrencia o irritarnos por una acción tan dolosa para la política y, sobre todo, para lo que representan.

El PP de Alcalá ha perdido completamente el norte. Por las personas que lo rigen, por los que les acompañan y les ríen las gracias y por todos aquellos que bajan la cabeza y no ponen a semejantes especímenes políticos en su sitio que, si bien no tiene que ser un cadalso, si tiene que estar cercano al ostracismo.

Isoldi tendrá que dimitir como concejal y de sus cargos orgánicos del PP si, como parece plausible, acaba imputado en la Púnica. Mientras tanto, podría tener la decencia de explicar las informaciones que aparecen y que le implican en primera persona. Ya está bien de decir que él no tiene nada que ver en lo ocurrido. La Guardia Civil le considera actor necesario de la contratación irregular de Cofely en el Ayuntamiento de Alcalá. Podría tener la decencia de huir de la arrogancia que muestra en las imágenes.

Pérez Marco tiene pie y medio fuera del partido del que quemó propaganda electoral, sobre el que mintió a los medios, del partido cuyos concejales denigró en comentarios que distribuyó por redes sociales. Un personaje crecido en la política y al que la política no necesita en absoluto. Podría abandonar esa prepotencia y chulería de aparecer en actos públicos cuando se encuentra apartado por su propio partido mientras se resuelve su expediente disciplinario.

Después aparecen Chacón y Gorbea, no relacionados en los escándalos en boga pero que no rehuyen el contacto y la aparición con personajes tan marcado por el dedo acusador de la Guardia Civil uno y de sus propios compañeros el otro. Ahí están sin dar explicaciones tampoco y sin mostrarse contrariados.

No hay ni dirección ni criterio en este PP de Alcalá. Les animo a todos los concejales de la formación a que se unan a la marcha zombie de la próxima semana, no necesitan disfraces.

Llego (Artículo publicado el 25 de octubre de 2016 en la App de Portal Local)

Deja un comentario