Un Pleno cualquiera de enero

Tuve la fortuna de no poder acudir, ni oír, el Pleno ordinario celebrado en el Ayuntamiento de Alcalá. Mis opiniones hoy estarán limitadas por los resultados de las votaciones y por los breves e intencionados comentarios que fueron vertidos por todos en Twitter, canal en el que sí estuve vigilante.

La minoría del PP es cada vez más llamativa. Ya no puede defender a su partido, ni su gestión y, sólo el comienzo de la toma de posiciones políticas de los grupos de la oposición en preparación de la campaña electoral de las europeas y de las próximas municipales (¡sólo queda un año!).

Un ejemplo, la política moción de UPyD que pedía la reprobación de Bello por no presentar un proyecto de presupuestos para 2014.

Lo que Diario de Alcalá considera ridículo, yo lo veo resultado de un tactismo político. Por un lado, UPyD quiere dejar muy claro que sus otrora pactos con el PP no sólo han pasado a mejor vida, si no que no se repetirán y, para ello, ha tomado la vía judicial y la de la más exacerbada crítica política. Por otro lado, el resto de la oposición convino en criticar la actitud del alcalde por la no presentación de proyecto de presupuestos pero su voto fue la abstención, por diversas excusas que ocultaban la imposibilidad política de permitir que la reprobación de todo un alcalde hubiera sido promovida por otro partido distinto al suyo. Así, el alcalde limitó sus apoyos a los de su grupo, mayoría simple, UPyD votó contra el alcalde y el resto se abstuvieron. No prosperó pues una reprobación que sólo tiene un sentido político y no encubre ninguna denuncia de ilegalidad. Para las ilegalidad están los juzgados y los de UPyD han aprendido, finalmente, el caminito a la calle Colegios, después de tanta invitación de Bello y compañía.

PSOE e IU presentaban tres mociones conjuntas en un anuncio claro a los ciudadanos de que poseen posiciones políticas muy cercanas y de que no habrá problemas (lo veremos) para que gobiernen en armonía a partir de 2015. La redacción de las mociones venían a justificar esa toma de posición. Sólo la de la crítica de los recortes sanitarios dio algo más para decir, aunque UPyD se sumó al nombramiento de “persona non-grata” al Consejero de Sanidad, que resultó aprobada y volvió a reflejar la soledad de la minoría del PP.

IU, en la moción que le quedaba, pidió que se cumplieran en las juntas de distrito las mociones aprobadas que hubieran sido presentadas por ellos solos. Tanto PSOE como UPyD presentaron enmiendas de sustitución en el sentido de ampliar el objeto del texto al cumplimiento de las mociones aprobadas de “todos” los grupos políticos y de las asociaciones y colectivos.

La moción en solitario del PSOE pidió que se promoviera un acuerdo con la Comunidad para que la Ayuda a Domicilio se gestione desde el Ayuntamiento. Resultó aprobada.

Leí que las intervenciones de las principales cabezas del PP se contaron por insultos, sobre todo hacia los concejales magentas, pero pueden ser tuits interesados y habrá que esperar al acta oficial para hacer un recuento de los insultos que, desde bocas del PP, han salido en todo el año 2013 hacia otros partidos de la oposición. Será interesante.

El pleno de ayer, no lo pareció.

Deja un comentario