Una ‘peineta’ a los alcalaínos

Los hechos son que, pedida una Comisión de Investigación por parte de la oposición para dilucidar las responsabilidades políticas que se pudieran derivar de la fiesta con estríper que se celebró en el Parque Municipal de Servicios el 3 de marzo, ésta no ha sido aprobada por el voto de los miembros de los tres partidos que forman el Equipo de Gobierno.

Es decir, los políticos elegidos por los ciudadanos no consideran pertinente que se investiguen los vergonzantes hechos que medio (¿diré todo?) mundo ha podido conocer a través de un vídeo viralizado por las redes sociales.

Casualmente, (¡qué cosas!) hoy, precisamente hoy, se ha entregado el informe de la Información Reservada que se encomendó a una funcionaria del Ayuntamiento, una semana después de la fiestecita que se montaron muchos empleados públicos en el PMS para celebrar la jubilación de uno de sus jefes.

Los partidos del Equipo de Gobierno consideran que con esa Investigación Reservada se cubren todas las responsabilidades de la fiesta y la oposición cree que, sin Comisión de Investigación, los concejales que pudieran estar implicados saldan su participación sin asumir ninguna responsabilidad.

Como siempre, la polarización de las opiniones decantará nuestro parecer hacia uno u otro bando desatendiendo las razones o los valores de las opiniones de la otra bancada. Para contrarrestar este efecto, deberíamos acudir a los hechos.

Sabemos lo que vimos en el vídeo. Unos cuantos, muchos, empleados públicos con un estilo soez y poco civilizado, acudieron a una fiesta donde una estríper se desnudaba bailando para un celebrado que, por jubilado, era objeto de la fiesta y que, según las conclusiones de la Investigación Reservada, es el único responsable. Esta fiesta se celebró en un edificio propiedad municipal y gestionado por un concejal. Al jubilado lo único que le pueden decir es una simple reprimenda verbal. Muy conveniente.

Leerán que gracias a la Investigación Reservada se van a tomar medidas para que no vuelvan a ocurrir hechos similares. Entre las medidas está prohibir la grabación de imágenes que, en mi opinión, ha sido la única razón por la cual hechos así no van a volver a repetirse.

Gracias a que la fiesta se ha podido ver en todas partes, los empleados públicos, no solo de Alcalá sino de todo el mundo, se van a cuidar muy mucho de realizar fiestas de ese tipo en una sede municipal… en su casa o en un lugar privado, que hagan lo que quieran.

Para mi, este es el principal problema. Que la visibilidad que el video ha permitido tener sobre el hecho ocurrido es ahora cercenado por los políticos del Equipo de Gobierno que han votado en contra de la Comisión de Investigación.

Ésta podría haber dado en cualquier cosa. Su simple convocatoria no asegura que se vayan a cerrar con unas conclusiones justas ni que se vayan a cumplir. No hay más que ver las que se convocaron durante la anterior legislatura que exigieron dimisiones de concejales del equipo de gobierno presidido por Bello y no solo no ocurrió lo pedido sino que alguno de los “encausados” sigue aspirando a todo en el PP de Alcalá. Ya hablaremos.

Pero el ejercicio de la celebración de esas reuniones (si son públicas, mejor) en las que los políticos (se supone que son los representantes de todos) debaten, preguntan, inquieren e intentan conocer la verdad de lo ocurrido, es una catarsis que el ejecutivo local debía a los ciudadanos de Alcalá que, por culpa de unos pocos, hemos tenido que sufrir el descrédito mundial de unas imágenes que ofenden a cualquiera.

El cierre en falso de este asunto, porque no me puedo creer que unos hechos así se salden sin la asunción de la responsabilidad política que de su control se infiere, es un engaño a los ciudadanos. Lo que más ofende es que la respuesta de los que se suponen que abanderan una nueva política más cercana al ciudadano, a sus necesidades y con pulcra transparencia, sea una “peineta” más o menos disimulada de una de sus concejalas inanes a la oposición. Los concejales del gobierno quedan retratados como los que han evitado no solo asumir responsabilidades políticas por la fiesta de marras sino, además, lo que se han negado a que se investigara por el resto de partidos políticos que ostentan, por lo menos, tanta legitimidad como la suya. ¡Qué desvergüenza!

Habrá que volver a analizar esto con más profundidad.

(Artículo publicado el 12 de abril de 2017 en la App de Portal Local)

Deja un comentario

2 comments

  1. Celia

    El caso del estriper a parte de mal gusto no deja de ser una anécdota de lo que lleva ocurriendo en Alcalá durante lustros, la corrupción. La corrupción instalada de manera permanente y con una clase política mediocre alejada de los ciudadanos cuyo único interés es su silla y su sueldo, a parte de las dávidas que puedan caer…
    Veremos como queda lo de Bartolo en Alcalá y si la UCO no tendrá que hacer alguna visita más… a aquellos que estaban a su alrededor…

  2. Pido permiso para mi cumpleaños

    Claro, es mejor estar viendo a una stripper, que arreglando en el barrio de Espartales Sur, el asfaltado, los alcorques, podando los árboles, limpiando los contenedores, limpiando las aceras, quitando publicidad de las farolas, limpiando los grafitis, y muchas cosas más que ver a una stripper en un local perteneciente al Ayuntamiento de Alcalá, Ciudad Patrimonio de la Humanidad, perdón de la Suciedad.

    Bueno, también esperamos que si es verdad que dos concejales estuvieron presentes en la visión de la stripper, se sepan sus nombres, y los primeros que se tienen que avergonzar, son los funcionarios que participaron en un local del Ayuntamiento, que por ahorrarse dinero, se refugiaron, para no pagar una entrada en un local apto para esas celebraciones.

    Así que Sr. Alcalde, para mi cumpleaños, quiero la autorización, para celebrarlo con mi familia en el Parque de Servicios, donde lo celebran funcionarios a los que con nuestros impuestos, les pagamos sus sueldos.

    Espero que cuando pida el permiso, no me sea denegado.

    María
    Vecina de Espartales Sur