Uno de los nuestros

UGT del Ayuntamiento de Alcalá ha excretado un comunicado que ha hecho llegar a los grupos municipales. Portal Local se ha hecho con él y lo ha difundido públicamente para que todo el mundo pueda ver como un sindicato amenaza a los grupos municipales.

Al tratarse de un sindicato socialista, al pertenecer el concejal responsable del Parque Municipal de Servicios a ese sindicato y al estar el alcalde tan ligado a ese sindicato, cualquiera puede pensar que el comunicado solo pretende defender al concejal y al alcalde de las responsabilidades políticas innegables que tienen en el caso, incluso a costa del escarnio público de los que se suponen representantes sindicales de los trabajadores municipales.

La nota pide que se vote en contra de la constitución de una Comisión de Investigación. Es decir, UGT quiere que se evite que la oposición pueda requerir información sobre los detalles de lo ocurrido en la fiesta de marras y que pueda concluir que la responsabilidad política recae sobre el concejal responsable del PMS y que pida su dimisión.

UGT no solo se opone a la Comisión, es que llega a decir, sin la menor vergüenza, que esa comisión sería una espectáculo más triste incluso que la horrenda escena que todos hemos visto en video. Es decir, que la labor de investigación de la responsabilidad política de la fiestecita es peor que la propia fiesta. Son tan pocos los argumentos que pueden usarse para oponerse a la constitución de la Comisión, han tenido que exprimirse tanto las meninges, que han llegado al paroxismo ridículo de comparar una investigación política con la astracanada protagonizada por muchos de los trabajadores del Parque Municipal de Servicios más una estríper.

Con un torticero interés, pretenden hacer creer que la Comisión podría ir contra los trabajadores. Hombre, está claro que por poco que se investiguen los hechos, los trabajadores no quedan en ningún buen lugar. Pero eso ya está descontado porque la imagen que todos los ciudadanos (diría que de todo el mundo) tienen tras ver el video no puede ser nada gratificante.

Dicen que la Comisión es ofensiva para los trabajadores. Pues oiga, no sé si será más, menos o igual de ofensivas que han sido las imágenes de la fiesta para todos los que les pagamos el salario con nuestros impuestos. Y como ciudadano, tengo el derecho a saber qué demonios pasó allí y que se asuman las responsabilidades vía expedientes disciplinarios a los trabajadores y vía dimisión de los responsables políticos.

Lo que me queda claro, y queda mucho más claro después de ver la actitud del equipo de gobierno desde que se conoció el video y después de leer la nota de este sindicato socialista, es que solo la oposición tiene la capacidad y las ganas de esclarecer este asunto. Tanto el gobierno como UGT pretenden que no se sepa la verdad de lo ocurrido, que no se investigue, quieren que se lave la ropa sucia en casa, que no se airee la investigación y que haya los menores culpables posibles. Vamos, la misma porquería de la política de siempre.

Es igual que, cuando en la legislatura pasada, se constituyó una Comisión de Investigación para depurar las responsabilidades políticas de la desaparición de la recaudación de Concierto “Rumbo a la esperanza”. ¿Se acuerdan?

Se supo que en la organización se había gastado miles de euros en publicidad, más otros miles de euros en la organización, ¿se acuerdan del botellón que se montó en los camerinos de los artistas? La cantidad gastada superó los 50.000 euros, se recaudaron 6.600 y desaparecieron. El responsable político de todo el tinglado era el concejal de festejos. Aunque la Comisión lo halló responsable y pidió su dimisión, resulta que esa persona sigue siendo, hoy en día, concejal del PP en el ayuntamiento y, para más INRI, presidente interino y secretario general (todo en uno) del PP de Alcalá. Por si fuera poco, aspira a seguir mandando en los destinos del PP local.

Vamos que para lo que sirvió aquella comisión fue para sacar un poco los colores a los políticos gobernantes (pero un poco, la muestra está en que ahí sigue el principal responsable político), para encausar al presunto ladrón de aquella cantidad y, lo más importante, para dar luz y taquígrafos sobre todo lo ocurrido y evitar que una cosa así pueda volver a ocurrir.

Ahora UGT y, sin duda, el PSOE gobernante quieren que todo se cubra con el grueso y oscuro telón de la ignominia. Que no se sepa lo ocurrido, que no se pidan responsabilidades, que todo se olvide lo antes posible, que los alcalaínos no nos demos cuenta que somos conocidos en medio mundo por ser la ciudad en la que vio la luz el más insigne escritor de las letras españolas y por ser el lugar donde a los funcionarios municipales se les montan unas fiestas con estríper “que alucinas”.

UGT no quiere la Comisión y que se sepa e investigue lo ocurrido, no vaya a ser que haya que pedir que uno de los suyos dimita.

En el comunicado llegan a decir que echan en falta una declaración institucional firmada por todos los partidos políticos, en la que se ensalce y defienda el magnífico papel de servicio público que presta el Parque de Servicios. Vamos que vienen a pedir que, después de la fiesta que se organizó, todos los partidos tenían que haber salido en defensa, como uno solo, de esos trabajadores que han arrastrado el nombre de Alcalá por los niveles más bajos que se recuerdan. Porque si se había hecho poco daño a la ciudad con las investigaciones de Gürtel, Púnica, Flauta y un alcalde imputado por presunta prevaricación, ahora llegan estros trabajadores privilegiados y montan una fiesta al alcance de muy pocos (o de nadie) para mayor escarnio, mofa y befa de la ciudad que les paga esos privilegios.

Leer que UGT no quiere la comisión porque de ella podría derivarse “un resultado final que afecte negativamente a los trabajadores de nuestro Ayuntamiento” es como para blasfemar en público. O sea, que después de lo ocurrido ¡esperan que no haya un resultado negativo para los trabajadores implicados! Pero bueno, que poca vergüenza.

Yo no quiero que paguen justos por pecadores. Pero oiga, todos los alcalaínos hemos sido juzgados en todo el mundo como si fuésemos unos vividores porque en todo el mundo han visto la clase de fiestas que el Ayuntamiento de Alcalá ha permitido que se organicen para celebrar la jubilación de uno de sus jefes.

La única opción que le queda al gobierno municipal para salvar la imagen de la ciudad es que las medidas disciplinarias y las responsabilidades políticas se sustancien de manera clara, rápida y que se establezca un nivel de ejemplaridad acorde con la importancia de lo ocurrido. Para ello, se tiene que dar tanta publicidad a esas medidas como, desgraciadamente, obtuvo el dichoso vídeo de la estríper.

Pero ya hemos comprobado que nada de eso está ocurriendo por la forma de actuar del Equipo de Gobierno del tripartito. Y esta nota amenazante del sindicato ligado al principal partido del gobierno viene a acrecentar los temores de que se pretende cerrar en falso la investigación de lo ocurrido. Y eso no puede ser.

Tanto hablar que este gobierno iba a hacer las cosas distintas de como lo venía haciendo el PP durante los últimos negros años y resulta que, cuando tienen la oportunidad de demostrar que no solo son capaces de asumir las responsabilidades política de un garrafal error, sino también conocer y ejecutar medidas disciplinarias que sirvan como ejemplo, van e intentan dar la sensación de buscar un cierre en falso de todo este escabroso tema.

(Artículo publicado el 31 de marzo de 2017 en la App de Portal Local)

Deja un comentario